En busca de la felicidad…

Toda la vida hemos escuchado que tenemos que ser felices, que hay que buscar la felicidad como si fuera un tesoro inalcanzable que solo algunos privilegiados han logrado descubrir (o adquirir), pero que pensarías si te dijeran que no existe la felicidad? que es solo un invento?

La mayoría de nosotros ha pasado su vida buscando la felicidad, sea lo que sea que eso significa y si alguien nos preguntara que es la felicidad difícilmente podríamos definirla, con los años la sociedad consumista y materialista nos ha convencido que dinero es igual a felicidad, o que el dinero puede comprar la felicidad como si fuera un bien que debemos adquirir, pero qué diablos es la felicidad? existe siquiera?

Muchas veces me he hecho esta pregunta, al principio pensaba que la felicidad era tener una familia llena de amor, un trabajo que te guste, una pareja que te ame, buena salud y por supuesto, tener el dinero suficiente para tener un buen pasar. Con el paso de los años me di cuenta que mucha gente a pesar de tener todo eso no era feliz, o mas bien dicho, era infeliz o miserable, o se quejaban por todo sin valorar lo bueno que tenían, y cuando alguien me preguntó: ¿Y quién te dijo que teníamos que ser felices? entonces ahí caí en la cuenta, no se trata de SER felices, sino solo de SENTIR felicidad, independiente de las circunstancias externas. Obviamente esto suena muy simplificado, pero me di cuenta que si alguien me preguntaba si era feliz solo podía responder en algunos momentos que me sentía feliz, pero no podía afirmar que era feliz, porque eso le ponía un sello permanente a mi vida y todas nuestras vidas están matizadas con momentos tristes, con penas, con rabias, amarguras, porque la vida no es blanco y negro, sino que esta llena de grises.

Entonces comencé a pensar que esto de ser felices era una falacia, una mentira, un invento que nos hace sentir mas miserables de lo que realmente somos en algunos momentos, porque siempre sentimos que nos falta algo, siempre estamos buscando alcanzar algo que no existe, porque por naturaleza la vida no es feliz, solo es…y perdemos el foco en lo que realmente importa.

Creo que en vez de vivir buscando algo debemos enfocarnos solo en vivir, en vivir cada día como viene, con los buenos momentos, con las penas, con las alegrías, con las injusticias, e intentar darle un sentido a nuestra vida, vivir con sentido, disfrutando el presente, afrontando los malos momentos, viviendo las penas y los duelos y saliendo adelante, y podemos intentar sentirnos felices o agradecidos o con una actitud positiva ante la adversidad y valorar más las cosas simples y bellas de la vida, que todo el tiempo damos por sentadas, pero que cuando no están nos damos cuenta de lo felices que nos hacían sentir o de lo importante que eran.

Y si dejamos de dar por sentado todo lo que tenemos y comenzamos a sentirnos felices y agradecidos?

 

 

 

¡Si te gustó, compártelo!

Comentarios