Mindfulness en la vida diaria

A cuantos de ustedes les ha pasado que mientras se están duchando están pensando en miles de cosas, ya sea en todo lo que tienen que hacer en el día, o en algo que pasó el día anterior, y de repente no se acuerdan si se echaron shampoo o acondicionador, porque estaban en piloto automático.

A mi me pasaba todo el tiempo, hasta que me di cuenta que podía disfrutar mas si estaba presente, hasta que aprendí a conectar con el momento presente y a quedarme ahí, agradeciendo a la vida por tener agua caliente, saboreando el agua caliente en mi cuerpo tenso y cansado, y disfrutando ese momento.

Hay muchas practicas informales de mindfulness que podemos hacer en nuestra vida diaria y que sirven para entrenar la mente, como cuando nos estamos duchando poner atención al momento y enfocarnos en la ducha, o cuando lavamos los platos poner atención en cada plato que lavamos, en cada cosa que enjuagamos.  También podemos lavarnos los dientes con atención plena, en vez de estar mirando el celular o pensando en todo lo que tenemos que hacer.

Estos pequeños cambios en nuestra vida diaria pueden traernos de vuelta al presente, y aunque no lo crean, nos harán estar mas enfocados y ser mas productivos, en vez de intentar hacer varias cosas a la vez, como lavarnos los dientes y contestar un mail, cosa que requiere que dejemos de cepillarnos bien o escribamos el mail a una velocidad tan lenta que no hace la diferencia si lo escribimos en ese momento o dos minutos mas tarde.

Creemos que somos mas productivos al hacer todo en piloto automático, pero la verdad es que muchas veces eso nos lleva a cometer mas errores, a estar mas distraídos, a no habitar nuestro cuerpo y perdernos de las experiencias que vivimos, y eso nos aleja del momento presente y de saborear lo que nos sucede momento a momento, sintiendo que la vida se nos pasa sin haberla vivido plenamente, sin haberla disfrutado o valorado. 

Y tú, qué esperas para habitar tu cuerpo y el momento presente?

¡Si te gustó, compártelo!

Comentarios