No son problemas, son desafíos…

Hoy leí algo que me dejó pensando: cuántos de los que llamamos problemas son realmente problemas en nuestras vidas?

Si le preguntamos al común de la gente qué problemas tiene, las respuestas serían algo como esto: no me alcanza el dinero para pagar todas las cuentas, tengo muchas deudas, trabajo mucho, estoy cansada, me separé de mi pareja, no me gusta mi trabajo, no alcancé a estudiar para un examen, perdí mi trabajo, me siento gorda, no me gusta como me veo, se me rompió la pantalla del teléfono…

Si miramos de cerca esta lista de cosas, que vemos?

Yo veo cosas que tienen solución, veo desafíos a superar, y pienso que es importante distinguir entre problemas reales (como no tener agua potable, vivir en un país en guerra, perder a un hijo, tener una enfermedad terminal o invalidante, y tantas cosas terribles que le suceden a las personas) y desafíos, porque qué es la vida sino un camino lleno de aventuras y obstáculos que sortear y nuevas herramientas que aprender?

Sé que muchas veces esos desafíos son abrumadores, difíciles o incomprensibles en el momento, pero a través de estos desafíos podemos darle sentido a nuestra vida, podemos generar cambios que nos hagan tener una vida mas plena y menos quejumbrosa.

Creo que ademas es importante valorar lo bueno que tenemos (ya sea que tenemos salud, amigos, familia, amor, internet para leer esto, agua potable, luz, y tantas cosas que damos por sentadas!) y dejar de mirar todo como un problema.

Y tú, que desafío vas a enfrentar esta semana?

 

 

 

¡Si te gustó, compártelo!

Comentarios